Los avances en neonatología nos permite que cada vez más bebés prematuros sobrevivan y sobre todo con buena calidad de vida; en esta oportunidad les explicaré sobre de la retinopatía del prematuro (ROP).

La ROP es una enfermedad que se produce por un desarrollo anormal de los vasos sanguíneos de la retina y ésta anomalía es causa de ceguera. 
La retina es la capa más interna del ojo. Su función es transformar la luz que recibe, en un impulso nervioso que viaja  a través del nervio óptico hacia el cerebro, y se convierte en las imágenes que todos percibimos. 

¿Qué es retinopatía del prematuro?

Retina viene del latín "rete" que significa red.
La gran mayoría de casos que presentan ROP tienen buena evolución y resuelven sin dejar ningún tipo de daño en la retina. Pero los bebés prematuros que nacen antes de las 32 semanas o un peso inferior a los 1,250 gr tienen mayor riesgo.

Dentro de los factores de riesgo que contribuyen a la ROP son la prematurez por inmadurez de la retina, el uso de oxígeno al nacer, sepsis (infección bacteriana generalizada), ventilación mecánica y  también se agregan factores maternos como anemia, diabetes, preeclampsia e  hipertensión arterial.

Uno de los factores más determinantes en la ROP es el uso de oxígeno en los bebés prematuros debido al efecto tóxico que éste tiene a nivel de la vascularización de esa retina inmadura. 

¿Cuándo ve un bebé prematuro?

Es de vital importancia la evaluación de los bebés prematuros mediante un fondo de ojo ( prueba que se hace con un oftalmoscopio y se observa la parte posterior del globo ocular donde se encuentran una serie de estructuras como la  retina, la mácula, los vasos sanguíneos, la papila óptica y la coroides) para determinar el grado de retinopatía y así darle tratamiento temprano a la salud infantil.

Deben examinarse cada 15 días a  todos los bebés prematuros que nacen antes de las 36 semanas de gestación hasta que concluya la vascularización de la retina. Si se observa ROP, el chequeo es 1 o 2 veces por semana. Cuando se da el alta de la unidad de neonatología y siempre con un fondo de ojo normal,  el control debe ser a los 6 meses y al año de edad.

En conclusión la ROP es una de las complicaciones más frecuentes del bebé prematuro y de allí la importancia de su detección temprana y seguimiento de los cuidados post parto. Por lo tanto toda unidad de neonatología debe contar  de un programa de control oftalmológico para la detección y tratamiento adecuado para así evitar la ceguera en estos pequeños.

Espero les sirva este artículo y cualquier duda me la hacen saber a través del foro de expertos de Huggies.

Cualquier consulta no dudes en escribirnos a nuestra comunidad de expertos

Dr Fernando Sumalavia González

Pediatra

 

 


Validar mi información para opinar.

Si no estás registrado, regístrate aquí

Olvidé mi contraseña