Sacar el aire al bebé

El eructo del recién nacido es muy importante para eliminar el aire que ingresa al aparato digestivo mientras se alimenta. Por qué es importante que lo hagan y hasta cuándo tendremos que asistirlo.

355_f2

Ya sea con biberón o a pecho, la leche no es lo único que está ingresando al organismo de tu bebé. Además de vitaminas y anticuerpos, el pequeño está recibiendo bocanadas de aire que, en cuestión de minutos, le resultarán molestas. Incluso, es algo que ocurre también cuando lloran.

Cada uno es cada uno

Algunos bebés no necesitan que los padres lo asistan a la hora de sacar el aire. Incluso otros, por más que los ayuden, no eructan. Sin embargo, lograrlo le aportará al bebé alivio y mayor apetito ya que el aire que estaba en su estómago le causaba saciedad. En cuanto al desarrollo del bebé, a partir de los seis meses ya adquiere la habilidad suficiente de eructar sin ayuda de sus papás.
Sobre los recién nacidos

Cuando son muy pequeños es común que presenten las siguientes características:

• Se queden dormidos mientras son alimentados o apenas terminan, por lo que se sugiere intentar alguna posición cómoda para que eructen igual y puedan descansar más placenteramente.
• No eructen ya que, apenas nacido, lo que recibe de alimento a través del amamantamiento es el calostro, un líquido espeso cuya cantidad será mínima los primeros tres días, razón por la cual no deben preocuparse si el bebé no logra eructar. Incluso, en otras situaciones puede darse que lo haya hecho sin que lo percibieran.

El momento ideal

Generalmente, el bebé eructa luego de alimentarse. Sin embargo, cuando la mamá note que ha producido abundante leche y el niño ha ingerido una buena cantidad, es bueno que eructe antes de continuar con el otro pecho. De esta manera, el niño se sentirá más tranquilo y con ganas de seguir mamando.

comentarios

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas.
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar

×