Ictericia

La ictericia es el color amarillento de la piel, las mucosas y la esclerótica (lo blanco del ojo) causado por la acumulación de bilirrubina en la sangre. No es en sí una enfermedad, sino una manifestación clínica de un desequilibrio entre la producción y la excreción de la bilirrubina.

341_f2

La Ictericia del Recién Nacido afecta al 60 o 70% de los recién nacidos de término y prácticamente al 100% de los recién nacidos prematuros. Es un síndrome transitorio y generalmente no es grave; sin embargo, se recomienda examinar a todos los niños a los pocos días de nacer para determinar si tienen ictericia, ya que niveles muy altos de bilirrubina en sangre pueden causar daño cerebral y una enfermedad crónica llamada Kernicterus.

¿Qué causa la Ictericia del Recién Nacido?

• La bilirrubina se forma cuando el cuerpo descompone los glóbulos rojos viejos; éste es un proceso normal en niños y adultos. La bilirrubina viaja por la sangre hasta el hígado, donde es procesada, y después se elimina a través del intestino con las heces, y de los riñones con la orina. Durante el embarazo, el hígado de la mamá procesa la bilirrubina del bebé, pero después del nacimiento, es el hígado del bebé el que se encarga de esta tarea. La ictericia aparece cuando en la sangre del bebé hay más bilirrubina de la que su hígado puede eliminar.
• Una de las causas puede ser que el hígado del recién nacido no ha madurado por completo y elimina la bilirrubina más lentamente. En los bebés prematuros la acumulación es aún mayor porque sus glóbulos rojos tienen una vida más corta, lo que hace que se forme más bilirrubina. Algo similar pasa en aquellos bebés que sufren moretones durante el parto. Esta ictericia desaparece luego de 1 o 2 semanas.
• La leche materna contiene un factor que dificulta la eliminación de la bilirrubina, por lo que algunos bebés que toman el pecho experimentan una ictericia que se prolonga de 3 a 10 semanas. Otra causa distinta, pero también asociada a la lactancia materna, tiene que ver con un aporte insuficiente de calorías (o leche) en los primeros días de la alimentación de pecho. Estos bebés no orinan ni evacuan de forma regular, y no pueden eliminar la bilirrubina correctamente.
• Otra causa de ictericia menos común es la incompatibilidad de grupo sanguíneo Rh entre la mamá y el bebé. Si bien estos casos son muy complicados y ponen en riesgo la vida del bebé, en la actualidad existen formas de prevenirlo, y raramente ocurre.
• En contados casos, la ictericia puede ser evidencia de una enfermedad subyacente.

¿Cómo sé si mi bebé tiene ictericia?

• La ictericia suele desarrollarse durante la primera semana de vida. La piel de la cara (junto con la esclerótica y las encías) es lo primero en ponerse amarillo. La coloración aumenta en intensidad y sigue en sentido descendente a medida que suben los niveles de bilirrubina, afectando el pecho, la panza, y finalmente las piernas del bebé.
• Como muchos bebés son dados de alta uno o dos días después del nacimiento, los papás deben estar atentos a cambios en la coloración de su bebé recién nacido para detectar posibles signos de ictericia durante los primeros días. En los bebés de piel oscura es más fácil detectar la ictericia en la esclerótica o las encías. La luz artificial puede hacer que una piel de coloración normal se vea amarillenta, por lo que siempre es mejor observar al bebé bajo la luz natural.
• El diagnóstico de ictericia y la evaluación de sus causas y gravedad deben ser realizados por un médico pediatra. Si observas signos de ictericia en tu bebé, consulta con su pediatra inmediatamente.

¿Existe un tratamiento para la ictericia?

• La ictericia leve tiende a desaparecer sola a los 5 o 7 días de edad. En algunos casos, el médico puede recomendar el tratamiento con fototerapia. En este caso se expone la piel desnuda del bebé a una luz que ayuda a descomponer la bilirrubina.
• También es posible que te recomienden aumentar la frecuencia con que amamantas a tu bebé (entre 8 y 12 veces por día). Si tu bebé es prematuro y tiene dificultad para ingerir suficiente alimento, puede que requiera la administración de fluidos intravenosos.
• Si la ictericia está relacionada con la leche materna tu médico puede sugerir que alimentes a tu bebé con una fórmula por un tiempo. Si éste es tu caso, puedes extraerte leche manualmente y así mantener la producción de leche hasta reanudar la lactancia.
• En algunos casos, si el bebé tiene niveles muy altos de bilirrubina, el médico podrá indicar una transfusión para cambiar la sangre del bebé.
• En general, la ictericia es tratada efectivamente y no llega a representar un riesgo para tu bebé.
• Es importante recordar que cualquiera de estos tratamientos debe ser recomendado por un médico pediatra, quien evaluará cada caso en particular y elegirá el mejor tratamiento para tu bebé.

comentarios