Bebés celíacos

Tu bebé pasará por fases de crecimiento más veloz o lento en función de su edad. Muchas veces te preguntarás si crece adecuadamente, y si su alimentación está relacionada con este crecimiento.

360_f2


A los 6 meses de edad comienza el período de alimentación complementaria, es decir, nuestro pequeño empieza a incorporar alimentos diferentes a la leche materna o de fórmula. Entre estas nuevas comidas se encuentran los cereales y, dentro de este grupo, existen cuatro clases que contienen gluten:

• Trigo
• Cebada
• Centeno
• Avena

La intolerancia al gluten

La red de gluten se forma cuando las proteínas de determinados cereales se ponen en contacto con agua y se amasan. La enfermedad celíaca consiste en una intolerancia permanente al gluten (específicamente a las prolaminas, proteínas que forman el mencionado gluten), produciendo una atrofia en las vellosidades del intestino. Esto provoca una mala absorción de los nutrientes causando, por ejemplo, los siguientes síntomas:

• Pérdida de apetito
• Pérdida de peso
• Diarrea crónica
• Abdomen hinchado
• Retraso del crecimiento
• Irritabilidad
• Palidez

En muchos casos, la enfermedad no presenta síntomas por lo que es fundamental el rol del médico a la hora de un diagnóstico precoz que evite las complicaciones de esta enfermedad.

El momento de la verdad

El pediatra determinará si es necesario realizar un estudio para detectar este mal que afecta mayormente a personas predispuestas genéticamente. La prueba consiste en una biopsia intestinal y, si se confirma que el bebé es celíaco, deberá llevar una dieta estricta sin gluten, basada en alimentos naturales como pueden ser las siguientes opciones:

• Pescados
• Leche y derivados
• Manteca
• Crema
• Carnes
• Huevos
• Frutas
• Verduras
• Legumbres
• Arroz
• Maíz
• Azúcar
• Miel

comentarios